Nicolás Amazarray

Talento, esta palabra tan concisa es lo que mejor define a este joven artista que nos ha recibido para concedernos una breve entrevista con la que podemos conocerlo un poco mejor repasando su biografía y obra.

¿Desde cuándo pintas?

Dibujo y pinto desde que tengo memoria, recuerdo ir de pequeño siempre con una caja de ceras acuarelables y un cuaderno a todas partes con mi madre, así nunca me aburría y siempre estaba creando personajes y monstruos nuevos.

De niño fui a algunos cursos de dibujo a lápiz o carboncillo, después mi madre me rescató del bachillerato de ciencias a mitad de curso para meterme en el artístico (gracias mamá), donde recuperé las ganas de dibujar que había perdido y decidí estudiar Bellas Artes en la Universidad Complutense de Madrid, antes de un curso de Ilustración Editorial en la ESDIP y algunos cursos de Diseño Gráfico posteriores.

Trabajas diferentes técnicas, desde la ilustración al trabajo con cera o parafina. ¿Tienes alguna preferencia o especialidad?

Es curioso, encontrándome ya cursando bachiller artístico, no fue en una de las asignaturas de arte donde supe realmente con qué técnica me sentía más a gusto, si no que fue en clase de inglés donde, distraído, empecé a rellenar un papel con dibujos hechos con el boli Bic que tenía a mano, creando mi primera obra de dibujo automático y «horror vacui» realizada a bolígrafo, técnica que, a pesar de haber realizado diversos experimentos con muchos materiales y procesos como mi linea artística de Pareidolia, a base de acuarela, cera, betún de judea, papel film, lápiz y rotring, o haber tanteado técnicas como la serigrafía, el linóleo, collage, rotulador, óleo… con lo que me siento más a gusto, noto que puedo expresarme mejor y puedo crear más imaginaciones, es el dibujo con bolígrafo Bic.

¿Nos podrías describir como es tu proceso creativo? 

Mi proceso creativo suele empezar con una idea previa que aboceto varias veces hasta encontrar una composición satisfactoria, la cual debato con el cliente o conmigo mismo antes de pasar a limpio si la obra es un encargo o tiene que ajustarse a ciertos parámetros. Pero, si no es el caso, el proceso creativo es bastante diferente, sobre todo cuando la pieza no debe cumplir ninguna expectativa o ha surgido por placer espontáneo; comienza, aunque no necesariamente, con una idea que revolotea vaga y que logro anclar al papel aunque sea por un extremo, puede que ya posea una carga simbólica antes de obtener forma reconocible, o puede que su significado vaya apareciendo mientras la figura se materializa, la cosa es que me gusta que el dibujo automático y su significado se retroalimenten para crear obras donde estas dos partes se vuelven inseparables, donde una va sugiriendo la existencia de la otra y, si se trata de un «horror vacui», el verdadero reto consiste en saber cuando parar de dibujar.

Samuel de Román / One Percent Magazine

“Inopia” es un proyecto de ilustración y desarrollo de personaje, abarca desde ropa customizada hasta láminas pasando por trabajos digitales. ¿Cómo surgió esta idea?

Para hablar de Inopia hace falta hablar de DEEP, mi obra más trabajada y minuciosa que podría representar mi estilo predilecto, donde la sobrecarga, el detalle y el simbolismo hacen de su consistencia un proceso lento y trabajoso, motivo por el cual me forcé después a crear algo más sencillo, pero sin dejar de tener en cuenta el mensaje. Fue así como modifiqué unos personajes que surgieron en DEEP a través del dibujo automático, extrayendo de esta manera a los Inopias para volverlos seres independientes que funcionaban bien por sí solos, volviéndose un símbolo de la curiosidad nutritiva e inagotable, el impulso de las mentes inquietas por conocer las respuestas a las miles de preguntas que el entorno suscita.

Sin salirnos de la ilustración tienes una obra “icónica” dentro de tu trabajo. ¿Qué nos puedes contar de DEEP?

DEEP consiste en un autorretrato estético y psíquico de mi persona y esta en mi entorno. Técnicamente, es una obra realizada con bolígrafo Bic sobre papel 50x70cm de 300g durante 2 años. Todo comenzó un día que llegué a las 3 de la mañana a mi casa, había dejado el papel en mi mesa de dibujo con otro objetivo, pero me gustó la forma que mis ojos sugerían en ese momento y empecé a dibujar mi autorretrato sin pensar demasiado. Desde aquel día, fui dibujando poco a poco ideas, experiencias, emociones, frustraciones, pensamientos, opiniones y demás según acudían a mi cabeza, pasando por fases de semanas intensas, meses de abandono y recuperación de la obra por factores externos. Como he contado, el proceso creativo era básicamente dibujo automático, donde ideas como el poder de los cánones de belleza, la capacidad de los mass media, la reminiscencia de la mente ancestral animal en el humano actual, la mentira y la verdad, el amor, la mente humana y demás conceptos iban sugiriendo las figuras que a su vez sugerían más ideas, y así hasta repletar completamente todo el soporte.

¿En que te inspiras? ¿Tienes algún referente?

Recuerdo que de pequeño me pasaba horas mirando libros de animales, insectos y plantas, libros ilustrados de fantasía o del espacio, además, había una funda de un disco de vinilo que estaba llena de ilustraciones psicodélicas, por lo que creo que en realidad esas absorciones tempranas pueden consistir la larva de mi gusto actual. Pasé también por las miniaturas Warhammer, cuya estética de ciencia ficción y fantasía también contribuyó, junto a la necesidad de montar y pintar las figuras, a ese concreto gusto artístico. Posteriormente fui conociendo a artistas como Dalí, Escher, Pieter Brueghel, y sobre todo El Bosco, cuyos mundos superpoblados de criaturas grotescas acabaron por fascinarme y animarme a replegarlo todo con mis propios universos imaginarios.

¿Tienes algún proyecto pensado que podamos ver próximamente?

Actualmente me encuentro sembrando, como por ejemplo preparando una reinauguración de mi actual exposición «INOPIA DOUBT» en Monkey Garden, una concept store en el Barrio de Malasaña en Madrid, a la vez que preparo una muestra de obra y de cómic para solicitar ayudas a la producción, mientras sigo pintando y colgando Inopias por la ciudad, promocionando mi libro de sueños ilustrado «ETHER MEMORY», colgando obras y ropa en «Legalize Madrid CBD» también en Malasaña, y realizando encargos varios,  por lo que espero que podáis ver cositas frescas muy pronto.

Podemos encontrar su obra en:

www.inopiatown.com

https://es.artzine.com/nicolas-amazarray-bey