MARC MÁRQUEZ: “NO DESCARTO NADA”

El piloto de Cervera terminó con el sexto mejor registro de la combinada de tiempos del Gran Premio de Portugal. Un regreso muy esperado que otorgaba la sonrisa a Marc Márquez tras su primera rodada oficial con la MotoGP. 

Lesión superada, pero con todavía una larga recuperación por delante: “El brazo a nivel óseo está bien por eso estoy aquí pero sí que es cierto que a nivel muscular sufro más. Hace un año y medio me operé, el nervio se tocó un poco y el del deltoides quedo un poco más débil. La inactividad durante este tiempo no ha ayudado. Puede que tenga algo de capsulitis en el hombro que son completamente ajenas al brazo. Los estabilizadores del codo, no es lo mismo entrenar en el gimnasio que encima de la moto. Todos los músculos están bastante bien, pero lo que son estabilizadores del codo y del hombro es donde más sufro”.

Ya avisó durante la rueda de prensa el jueves, su condición física variará durante el fin de semana en base al dolor que pueda llegar a sufrir tras el esfuerzo físico de una jornada oficial. El de Honda realizó un total de 31 vueltas repartidas en cinco salidas durante la jornada de entrenamientos. Sumándole el desgaste físico entra en juego la adaptación a la velocidad y a la goma nueva: “Es relativo. Hoy te diré una cosa y mañana te diré otra. Todavía no han salido las agujetas y la fatiga, mañana soy consciente de que me levantaré peor; ya me lo han avisado tanto mi fisioterapeuta como los doctores. El fin de semana iré a menos pero no significa que sea malo simplemente volveré a casa descansaré y habrá un cambio. Lo más lógico es que vaya a menos, donde más sufriré creo que será en la qualy porque me está costando salir con gomas nuevas. Hasta la cuarta vuelta no he cuadrado la vuelta. Habéis visto que he tenido que salvar una derrapada casi caída. Sigo sin ponerme presión y un resultado. No descarto nada, bienvenido lo que venga. En el segundo entreno estaba cerca de los mejores registros, pero ahora toca pilotar sintiendo la moto”.

Marc Márquez salió y arriesgó llegando a tener fallos que podrían haber supuesto la primera caída para el piloto de Honda. Esta vez las míticas salvadas de Márquez no fueron muy disfrutadas por el piloto: “De momento no lo disfruto mucho. No voy a pensar en la caída y en arriesgar si no haciendo lo que siento. Puede que la caída llegue mañana o el domingo, no se sabe lo que sí que noto que físicamente me falta. En las curvas de izquierdas voy bastante bien, me cuesta más las de derechas. Los sustos y movimientos no significan que sean por control si no porque me queda todavía cargar más el tren delantero, que es una de las características de mi pilotaje que ahora no puedo hacer. Mis rivales dicen que no se han sorprendido, pero yo sí que me he sorprendido de cómo he empezado y de cómo estaba. Me ha sorprendido verme cerca de ellos, te hace ver el nivel de donde estás tras nueve meses”.

Tras su primera salida la sonrisa se implantó en el rostro del piloto, sorprendido con su rendimiento: “Al entrar al box me he reído porque he pensado que esta moto era más fácil que la moto de calle que utilice en Montmeló y Portimao, me he sentido más cómodo. Después de verme cerca de los primeros pues lógicamente me salía una sonrisa de ‘¿qué hago aquí?’. Técnicamente no hay prioridad, la diferencia la marcará la parte muscular en base a cómo la fatiga actúe. Todavía no voy a marcarle al equipo donde perdemos porque aún tengo que dar más vueltas, eso puede hacer que perdamos el rumbo”.

Cúmulo de emociones: “Las secciones han sido muy buenas de entrada. Esto me ha hecho sonreír en el box, estaba nervioso. Durante el día ha habido muchos momentos de felicidad y de apnea en base al descontrol de la situación, la frenada y asimilar la velocidad”.

Texto: Libra Medina