LUCES Y SOMBRAS DE ÁLEX MÁRQUEZ EN HONDA

Álex Márquez finaliza su insatisfactorio paso por Honda. Tras dar su salto en 2020 la fábrica del ala dorada y su descenso al equipo satélite donde fueron levemente seccionados los primeros brotes verdes dentro de la categoría reina del piloto.

El 2021 daba comienzo con una ligera esperanza de un proyecto renovador para la fábrica de Honda. Pero el golpe de realidad llegó en el transcurso de las primeras carreras llevando al dos veces Campeón del Mundo a tomar la decisión de abandonar el equipo.

P – ¿Balance del año?

R – Malo, hay que ser sincero. Ha costado desde el principio y en muchas ocasiones he parado a pensar que es lo que hay. Poco podíamos hacer porque tampoco estaba en nuestras manos”.

P- ¿Qué has aprendido durante estos años en la categoría reina a nivel profesional como personal?

R-Estar en dificultades hace que aprendas mucho más y que de alguna manera te reinventes. Hemos tenido muchos problemas de moto y hace que aprendas mucho más como piloto. Han sido dos años duros en Honda, generalmente no he vivido los años más fáciles de la fábrica. Ver pasando a Stoner en Spiez de la última curva a meta ahora es impensable, si no lo hace una Ducati. Me da rabia el acabar así y a nivel personal el no poder alcanzar los objetivos que yo me marque.

P- ¿Cómo ha sido trabajar dentro de un equipo que se ha focalizado en un único piloto?

R- “Es una moto que consigue llevar un piloto que es el mejor y ese es Marc. Durante la ausencia de Marc eran muy precavidos a la hora de traer las cosas porque era él quien marcaba la pauta y quien sacaba el máximo rendimiento, entiende esta moto mejor que nadie.

P- ¿Cómo has sabido gestionar esta temporada? ¿Podríamos decir que ha sido una de las más difíciles en tu carrera deportiva?

R- Si, de los más difíciles. Ha habido momentos que cuando lo hemos tenido un poco todo hemos sabido sacar la cabeza y eso es importante. No ha sido un año fácil, el 2020 si fue un año bueno. Dentro del equipo LCR por parte de Honda he echado un poco de menos el tener ese apoyo.

P- ¿El apoyo que te ha faltado en qué sentido lo echarías?

R- “Al estar en un equipo satélite las mejoras no son las mismas. Cuando tienes una moto desde el inicio es mucho más fácil, pero cuando tienes tantos problemas desde el comienzo todas las mejoras que viene durante el año cuando el equipo oficial lo tiene pues tú lo tienes al cabo de tres carreras o a veces ni los tienes. Cuando hay problemas eso es lo que más falta hace, eso es lo que tenía en 2020. En el test de Misano me dieron a probar desde lo más reciente a los materiales de otros años, que es donde di el paso. En 2021, dio el paso adelante el equipo oficial y yo terminé bien las últimas dos carreras. Es tener todo el pack y más en una categoría tan igualada es tener todas las armas para luchar. Como piloto puedes hacer la diferencia, pero hasta un punto.

P- ¿Dirías que Honda no ha sabido aprovechar todo tu potencial en estos años?

R- En muchas ocasiones no me he sentido aprovechado y eso es algo que me ha faltado para sentirme motivado en este proyecto. No sentirte aprovechado como piloto es una de las peores sensaciones que puedes tener. Estoy aquí pero no me aprovecháis, un poco arrinconado que te deja una espinita porque no te hayan pedido ayuda cuando la necesitaban, que has tenido que ir a decir que también estaba allí.


P- ¿Hay evolución en Honda?

R- El año pasado si, este año no. Creo que se han estancado, al tener una moto tan nueva con números tan diferentes no han sabido por donde tirar. El test de Montmeló fue muy importante para ellos, traían muchas cosas, pero ninguna funcionó. Después ya fiché con Ducati y ya no me dieron nada, pero sí que en ese test que era la clave para darle la vuelta a la situación no se dio en la clave.

P- ¿Cuándo fue el momento clave en que te disté cuenta que necesitabas un cambio de aires?

R- Honestamente bastante al principio del año porque había estado en el equipo oficial y sabía lo que tenía yo ahí y lo que tenía aquí, lo echaba de menos. También algunas decisiones, las piezas llegaban tarde…Cosas que no me gustaron, pero como siempre son decisiones que una fábrica como Honda tiene que tomar y que se decidieron en su momento. En pocas ocasiones he hablado mal, he preferido callar y continuar con lo mío. Si empiezas a perder tiempo fuera de la pista, luego dentro vas perdido.

P- ¿Quién empezó las negociaciones con Gresini?

R- Cuando faltan resultados no es fácil que se abran las puertas. Hubo un momento crítico antes de Holanda de ver a dónde vamos. Aquí no me veo, pero tampoco tengo otra cosa. Había las opciones de Aprilia satélite o Ducati. Entre Alemania y Holanda es donde se activó el equipo Gresini y todo fue hacia adelante, vi claro la oportunidad y fui directamente a Gresini.

P- ¿Nuevo Álex Márquez para 2023?

R- Me meto presión, pero es una moto ganadora, no tendré excusa. Es una prueba para mí y a mí me gustan los retos. Creo que puedo ser capaz y en la vida hay que ser valiente. A ver si podemos hacer un buen año y no demostrar a nadie sino a mí mismo que soy capaz.

P- ¿Con ganas de subirte a la Ducati el próximo martes?

R- Tampoco quiero pensar mucho, es evidente pero primero quiero acabar de la mejor manera. El jardín del vecino siempre se ve más verde, seguro que hay problemas y secretos en Ducati. Iremos con mucha calma, realistas y con ganas de hacer las cosas bien para llegar a Portimao con una buena base para hacerlo bien. Las expectativas tienen que ser bajas, aunque no hay mejor escenario que Portimao para debutar.