EL RETORNO DE MARC MÁRQUEZ

Marc Márquez regresa al entorno de un Gran Premio de motociclismo tras nueve meses de pausa. El piloto se sentaba este jueves al frente de los micrófonos durante la rueda de prensa dedicada exclusivamente para el heptacampeón

Contento de estar aquí con vosotros y con la familia de MotoGP en general. Siento mariposas en el estómago. Estoy concienciado de que era un Gran Premio normal, pero me he dado cuenta de que no es así, hasta que no acabe el FP1 ya será todo más normal. También tengo incertidumbre de cómo será pilotar de nuevo tras 9 meses. Venimos sin un objetivo a nivel de resultados, simplemente volver a ser feliz y a partir de ahí seguir con mi rehabilitación, quemando etapas”. 

Portimao, momento clave. Señalaba el piloto de Honda que apostó por no disputar los primeros Grandes Premios de la temporada: “Con los doctores hemos decidido que es el momento clave. A nivel óseo ya está consolidado, que era lo que más preocupaba no solo para mi carrera profesional sino también para mi vida personal también. Ahora viene la parte física y mental. La física la hemos preparado como una montaña rusa también, ha habido días buenos y días malos. La parte mental es volver a sentirme piloto de MotoGP, volver a correr a 300 km/h y tener la primera caída, porque sé que va a llegar”.

Marc Márquez, el hombre más buscado de Portimao: “Lógicamente percibes que mediáticamente hay una gran expectación. Necesitas aislarte y concentrarte con tu equipo para no tener la presión necesaria. Yo soy el primero que se auto exige así que ya tendremos tiempo de ponernos esa presión extra y volver a los más alto. Esta parte de la temporada es mi pretemporada. Han sido 9 meses no con la ansiedad de volver a pista, sino sobre qué pasaría con mi futuro. De todo se aprende en la vida y he aprendido que carreras hay muchas, vidas si la cuidas también, pero cuerpo hay uno”.

Marc Márquez declaró haber interrumpido sus entrenamientos con la moto como reserva a su vuelta a las carreras: “Honestamente no estoy pensando en los rivales. Si me pongo en la situación de ellos si tienes la autoestima y confianza necesaria no deberían de ponerse nerviosos. Llego en una situación difícil con muchos meses sin moto. No he podido entrenar todo lo que me hubiese gustado dado que el último mes decidimos parar de rodar en moto y centrarnos en el gimnasio. El lunes fui a hacer cuatro vueltas en el circuito de Alcarrás con mi hermano para tener esa sensación del gas, sin sobre estresar la zona muscular. No me importa lo que piensen en la pista, simplemente quiero volver a correr”.

Retrasar la caída: “La caída está claro que va a llegar, mejor más tarde que temprano, pero llegará. Una de las cosas que le dije al director médico es que mi brazo va a tener que soportar una caída, porque voy a arriesgar y a luchar. Será importante levantarse y volver a coger la moto. Lo que más me preocupa es volver a pilotar como yo quiero, cuánto tardo y cómo cambia mi estilo de pilotaje de aquí hasta el final”.

Acerca de sus rivales: “Si lo ves desde la tele han crecido todos. Mir ha crecido mucho y sabe cómo conseguirlo. Falta ver si Quartararo y Viñales dan el paso adelante. En Ducati tenemos que ver quién es el líder porque Zarco está sorprendiendo ahora. No apostaría por nadie porque no sabría por quién apostar”.

Tras la carrera de Portimao el piloto tendrá que volver a enfrentarse al circuito que puso en jaque su carrera deportiva: “Tengo ganas de pasar por la curva tres. Va a ser una emoción, pero ya llegará. Me centro en que estoy en una pista que tan solo he pisado con una moto de calle y no tengo una puesta a punto mía en este circuito. No hay referencias mías y es un handicap más”.

Siguió la temporada del 2020: “Durante este periodo mi hermano me ha ayudado a no desconectar de la competición. Sabía lo que había en el equipo y lo que entraba nuevo”.

Sin resultado fijo: “No descarto nada simplemente no me baso en un resultado fijo. Lógicamente cuanto mejor me encuentre en la moto mejor irá todo, pero no descarto nada de momento

Condición física: “Es otro punto que me preocupa, entre comillas. Si estoy aquí es porque puedo aguantar el fin de semana. El sábado tendré muchas agujetas lo cual es normal. Se que la condición física puede ir a menos a lo largo del fin de semana

El momento más duro tras su lesión: “El momento más duro fue sobre octubre o noviembre que llevaba dos meses de la segunda operación casi tres y veía que no funcionaba algo, mis sensaciones no eran buenas. Me hacía analíticas, pero pese a los resultados yo no me sentía bien, decidí operarme y ahí salió la infección, muy leve para percibirlo. Me costaba coger una botella de agua en casa y esa frustración la pagaba con los míos. Fueron 10 días duros en el hospital, pero ya terminó todo”.

Fin de semana normal con una Honda totalmente nueva: “El fin de semana lo intentamos afrontar como un fin de semana normal. Por eso hemos esperado este último mes sin competir para hacer un fin de semana normal de entrada es totalmente normal. Salgo con la base de Stefan Bradl y con las piezas nuevas de Honda, porque si pruebo cosas de hace 9 meses tampoco me acuerdo exactamente”.

Curva 1, punto clave: “Rodé hace un mes con una moto de calle, no es lo mismo. En la curva 1 tienes que hacer fuerza en la frenada. Mi hermano ya me ha avisado que es uno de los circuitos más físicos del calendario”.

La lucha por la corona es un objetivo lejano: “A nivel de puntos no me preocupa ni me obsesiono. Ves donde está cada uno, pero de entrada no es mi pelea ni mi objetivo principal antes de llegar a ese, si se cumplen rápido entonces ya se podría pensar en el título. La situación en Honda es difícil, no se puede negar. La realidad es similar a cómo la dejé yo. Después de una lesión me tengo que volver a sentir piloto sin dudas de lo que pasará encima de la moto, esa duda está ahora mismo”.

Texto: Libra Medina