Compartir
Marc Márquez rodando en el trazado de Austria / Rafa Marrodán

Como bien sabemos, las Ducati partían como favoritas en el circuito de Spielberg, siendo un trazado que favorece más a las características de la moto del Borgo Panigale. Lo cierto es que no lo han hecho nada mal, partiendo hoy desde primera fila de parrilla Andrea Dovizioso (2o) y ni más ni menos que Jorge Lorenzo (3o). Pero la pole fue para Marc Márquez, que se postuló como el rival a batir en su mejor momento de la temporada. Viene de ganar en Sanchsenring y en Brno, pero costaba pensar que dominaría en un circuito que no es para nada Honda, aunque el de la República Checa tampoco es su mejor pista y arrasó.

Es la tercera pole consecutiva de Marc y la número 70 de su carrera y el Red Bull Ring es el único circuito en que el de Cervera no ha ganado en MotoGP, es decir, que lo ha hecho en todas las otras citas del calendario. Además, hay que tener en cuenta que sólo es la segunda vez que rueda aquí, ya que el trazado austríaco volvió a acoger las motos el año pasado.

Maverick Viñales abrirá la segunda fila en la que hay otra Ducati, la de Petrucci y de nuevo un habitual en posiciones delanteras, Johann Zarco, que parte sexto. Viñales decidió ayer poner el carenado nuevo, mismo que Rossi, aunque tanto equipo como piloto habían dicho que no lo utilizarían hasta el test privado que realizarán en Misano. Finalmente, el piloto catalán contará con el nuevo y el estándar, descartando el de las alas incrustadas.

Valentino Rossi sale desde la tercera fila al lado de dos Honda, Pedrosa y Crutchlow. La Ducati de Héctor Barberá es décimo cuarta en parrilla, Pol Espargró décimo sexto y Alvaro Bautista décimo séptimo. Aleix Espargaró, con problemas con su Aprilia, parte vigésimo por delante de Alex Rins vigésimo primero y Tito Rabat que finaliza la parrilla, vigésimo cuarto.

A las 9:40h tendrá lugar el warm up de la categoría reina y finalmente, a las 14h se dará el pistoletazo de salida para conocer quién logrará llevarse los 25 puntos en un campeonato en el que cometer el mínimo error comienza a pagarse muy caro. 

No hay comentarios