Samuel de Román / One Percent Magazine

Con 75 puntos en disputa y climatología adversa, es muy lógico que en un fin de semana en el que juegan tres carreras, se imponga la lógica de conservar materiales y físicos para trasladar lo más intenso al domingo.

Los podios mantienen esta coherencia y tanto equipos como pilotos sacarán toda su artillería la última jornada de carreras dobles.

Lo más reseñable fue él durísimo viento que racheado a veces puso en peligro el equilibrio de todos pero especialmente en las categorías “menores”.

Esperaremos a finalizar la jornada dominical para ver si de aquí sale alguno con el título bajo el brazo.

No será sencillo.